Log in

La falta de familias sólidas generan violencia

“La violencia domina los escenario”, señaló Felipe Arizmendi Esquivel  obispo de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, quien dijo que está  convencido de que una de las raíces más profundas de tanta violencia en el mundo, es la falta de familias bien establecidas, sólidas y con principios morales: en el respeto, el trabajo, la solidaridad, la justicia y la verdad, los hijos crecen expuestos.

Expresó que  lo ocurrido en esta semana, en varias entidades de la república mexicana, lo que llamó su atención e indignación es lo vivido  en la catedral de la Ciudad de México, donde fue atacado un sacerdote mientras distribuía la sagrada Comunión, celebrando la Misa.

"En el noroeste del país, el asesinato de otro periodista, aumentando considerablemente los casos de comunicadores asesinados. A puntó hacia los  cárteles de las drogas y los grupos delictivos que no se tientan el alma para asesinar, desaparecer y amenazar a quien no se someta a sus mandatos". 

El prelado expresó que los medios de comunicación  en los espacios noticiosos saturan de información con hechos violentos en Guerrero, Tamaulipas, Michoacán, Veracruz. Resaltó  que en  Chiapas hay aún  violencia por confrontaciones post-electorales, por división entre organizaciones, por luchas entre transportistas, por la posesión de la tierra, etc. 

"Coincido con las voces que exigen que el gobierno ejerza su autoridad y ponga orden en todo esto.No bastan leyes, policías y ejércitos, cuando el corazón humano está dañado desde sus raíces”, aseguró. 

El obispo sostuvo que esta  violencia  estructural,  es fruto del sistema político y económico que rige al mundo. Por ejemplo, si Estados Unidos hiciera más humanas sus leyes migratorias, no habría tantas muertes violentas en el camino de los migrantes, ni habría indocumentados que allá mismo se dedican a delinquir como una forma de expresar su rechazo al racismo tan injusto que experimentan. Sin embargo, aún en los países con mejores sistemas, hay hechos violentos que parecen inexplicables.

Reiteró que  una de las raíces más profundas de tanta violencia en el mundo, es la falta de familias bien establecidas, sólidas y con principios morales inculcados por los propios padres. 

Cuando el papá o la mamá están ausentes, por su trabajo o por otras razones, y no educan en el respeto, el trabajo, la solidaridad, la justicia y la verdad, los hijos crecen expuestos a cualquier tentación. Ven en la televisión que los violentos triunfan, aunque sea en forma momentánea, y quieren imitar ese camino. Se dejan enrolar en acciones criminales, con tal de obtener dinero. Y si en casa son frecuentes las escenas violentas, ¿quién no prevé que repetirán esas conductas?, destacó. 

Finalmente Arizmendi Esquivel, refirió que es importante actuar si queremos que no haya tanta violencia, cuidemos y protejamos la familia. Si queremos que los hijos no sean atrapados por la violencia, que sus padres no peleen, que aprendan a dialogar sus problemas y reconstruir la armonía familiar; que no se separen y que enseñen a sus hijos a amarse, respetarse, perdonarse y ayudarse. Sólo con familias estables, fieles a dios y así mismas evitaremos tanta violencia. 

Janet Hernandez Cruz

DIRECTORA GENERAL DE PRENSA LIBRE CHIAPAS.

Sitio Web: www.prensalibrechiapas.com

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Sportbook sites http://gbetting.co.uk/sport with register bonuses.